Candente

El período menstrual y la libido influyen en el deseo sexual

Muchos especialistas relacionan los cambios en el deseo sexual con cambios en los ratios de estrógeno y progesterona, las hormonas generadas en los ovarios.

Un aumento de estrógeno puede causar un aumento de la libido antes del período, mientras que un aumento de progesterona puede causar una disminución del deseo.

Leer más: ¿Es sano tener una relación sentimental sin sexo?

Estos parámetros varían en las distintas fases del ciclo menstrual.

Durante la regla y algunos días posteriores, la concentración de ambas hormonas es baja, lo que puede causar un menor deseo sexual.

Con la ovulación, los niveles de estrógeno suben y llegan a su máximo, por lo que el deseo sexual suele ser mayor en esta fase.

A la ovulación, le sigue un aumento de producción de progesterona, lo que puede hacer que el deseo disminuya.

Participaron mujeres con distintas frecuencias de actividad sexual que no utilizaban anticonceptivos hormonales ni dispositivos intrauterinos y que habían tenido su primer período al menos 7 años antes del estudio.

Se observó que entre las participantes que tenían sexo con regularidad, la duración del ciclo menstrual oscilaba mayoritariamente entre 26 y 33 días (29,5 días de promedio).

Se considera que esta duración es la mejor para la concepción, dado que estos ciclos suelen ser ovulatorios.

Para las mujeres con sexo irregular, la duración del ciclo menstrual variaba más; se observaron más ciclos muy cortos o muy largos, que generalmente no son ovulatorios, que en el grupo de mujeres con más sexo regular.

Puedes leer:

¿El sexo regular puede fijar el ciclo menstrual?

Algunas chicas notaron que su ciclo menstrual había cambiado tras comenzar a ser sexualmente activas.

De hecho, el sexo puede ocasionar cambios en el cuerpo. El orgasmo juega el papel clave allí, ya que desencadena la secreción de grandes cantidades de oxitocina.

Esto no es necesario para concebir, pero sí lo es para regular las variaciones en las hormonas femeninas, reducir el estrés y gestionar el ciclo menstrual.

La actividad sexual también cambia los niveles de varias hormonas que influyen en el ciclo, haciendo que sea más regular y reduciendo la intensidad de los síntomas premenstruales.

Con información Flo

Sigue leyendo:


Visítanos en Twitter e Instagram

Comentarios